El folklore de cada país es una de las ramas culturales más interesantes por conocer. Descubrimos, a través de prendas, y de actos sociales que se rememoran en fiestas, un trocito de la historia que podemos entrever entre estas maravillas. Es por eso que es importante conocer la cultura de un país, pero también la cultura antigua, la que forma parte de su historia, y que nos contará sucesos heroicos, maravillosos e incluso mágicos, que ha pasado una región concreta.

Además, el traje regional, es un símbolo de cada región, pues cuenta con los elementos más representativos de la zona que estamos visitando. Así, en España, no es lo mismo un traje de sevillana que una de chulapa, aunque de lejos puedan parecer igual. En otros países pasa lo mismo. Así que hoy, vamos a dedicar este pequeño artículo, a un elemento muy característico del folklore: los trajes y bailes regionales que se dan en Honduras. Suena muy interesante, ¿verdad? Pues no tienes más que seguir leyendo.

El papel del folklore

El folklore de cada región de Honduras transmite la esencia, no solo de esa zona geográfica, sino también del país entero. Así, aunque existan varios trajes regionales, y muchas músicas que bailar, es lógico que algunas sean más conocidas que otras. Además, todo ello está vinculado a un período histórico relacionado con la colonización. De ahí que esté fuertemente arraigado, por ejemplo, el traje de campesino.

Empecemos por ese caso. El traje de campesino es el más popular de Honduras, y el que se utiliza en todas las regiones. Aunque antes de la colonización, era común ver trajes nativos e indígenas, tras este período se adaptó el gusto de los europeos. La historia no acaba ahí, sino que a lo largo del tiempo, este traje de campesino (que demostraba el estatus que tenían los colonizados frente a los colonizadores), fue adaptándose al gusto de aquellos que lo llevaban puesto: cambiando colores, patrones, estilos y formas. Así, el resultado es de lo más colorido y diferente según la región y la persona.

Aunque la forma se mantiene más o menos igual, destacan una especie de volantes, blancos, decorados con trencillas hechas a manos. Todo un trabajo de pura artesanía. Aún así, no deja de ser un traje vinculado al colonialismo, por lo que suele ser de lo más sencillo. Al ser de campesina hace siglos, tenía que permitir los movimientos adecuados para que las mujeres consiguieran hacer su trabajo. En el caso de los hombres, pasa igual, tiene que ser cómodo y sencillo. El estilo es algo más neutro, y predominan los colores claros, pero lo cierto es que guarda cierto juego con el traje de la pareja. Además, se acompaña con un sombrero para protegerse del sol.

Existen otros trajes, menos famosos, pero igual de importantes. Como por ejemplo, el traje floreado. Está mucho más vinculado a las fiestas, por su aspecto estético. Y es que las telas son mucho más vistosas, más coloridas, y sobre todo, floridas, de ahí viene su nombre, porque tiene un estampado de grandes flores por todo el vestido. Ver bailar a las mujeres con este tipo de vestido es un remolino de colores, ritmo, música y vaivenes místicos que hacen que uno casi se maree de todas las emociones que vienen a la vez.

También cabe destacar, en último lugar, el Traje de Opatoro. Es un traje típico colonial, y el estilo parece sacado de la Gran Bretaña de la época, pues abundan los volantes, aunque parece ser una prenda de lo más cómoda con un sombrero a juego, que es de junco pintado. Además, lleva puños en las mangas, lo que causa un efecto diferente.

Como ves, el folklore de Honduras está lleno de tradiciones y vestidos originales. Seguro que ves alguno en tu viaje y lo reconocerás.

embedded by Embedded Video

YouTube Direkt

Y si quieres saber más de Honduras:

Fuente de imágenes: 20minutos, facebook

Etiquetas: , , ,